mascotas chile
 
chile

mi coneja va parir ¿que cuidados debo tener con ella y sus crías?


El embarazo

La coneja embarazada revela su estado con su actitud: construye un nido con paja o heno en su jaula y se siente más lenta y pesada. A los 15 días, palpando su vientre se localizan unos bultitos del tamaño de guisantes. Además, sus mamas se hinchan y comienza a quitarse pelos de la barriga para despejarlas. A partir de ese momento, la coneja rechazará sistemáticamente al macho.

El parto

Cuando se acerque el momento, la hembra permanecerá echada y apática, y puede que rechace los alimentos durante 1 ó 2 días.

El ambiente debe ser tranquilo, y la coneja parirá sin ningún tipo de ayuda, expulsando las crías de una en una durante 4 ó 5 horas. La madre limpiará sus crías lamiéndolas y les dará de mamar.

Después del parto, se debe limpiar la jaula y facilitar agua y alimento. La coneja amamantará a sus crías 2 veces al día, y es conveniente inspeccionar el nido al cabo de 1 ó 2 días por si muriera algún gazapo y fuera necesario retirarlo.

No es buena idea tocar las crías hasta 2 días después del parto, cuando ya estén bien impregnadas del olor de su madre, y habiéndote frotado antes las manos con menta o alguna otra planta aromática.

Lo primero que debes hacer es retirar al padre o a cualquier macho que viva junto a ella. Si has pensado en castrarlo, ahora es un momento perfecto para hacerlo, mientras la madre pare y se ocupa de las crías. El macho probablemente no dañe a los gazapos (conejos bebés), pero podría querer montar de nuevo a la coneja o incluso hacerlo cuando ésta esté recién parida, lo que sería fatal para ella y podría afectar seriamente su salud.

Separando al macho en otra jaula y eliminando todo contacto con ella proporcionarás más tranquilidad a la madre en estos momentos tan delicados. No debes volver a juntarlos de nuevo hasta 2 meses después del nacimiento de los gazapos, siempre y cuando la recuperación de la madre haya sido total. Ahora es el momento de pensar en castrarla a ella también. Y en unos meses deberás tomar una decisión en lo que concierne a las crías.

Otro detalle a tener en cuenta es el nido. El instinto de la madre le llevará a construir uno arrancándose su propio pelo y con algunos materiales que deberás proporcionarle, como heno, paja o hierba natural.

Los recién nacidos

Las mamás conejo amamantan a sus crías durante aproximadamente 5 minutos al día, en una o dos tomas a lo sumo. Generalmente lo hacen en plena noche o al amanecer y será el único momento en el que se acerque al nido para cuidarlas. La leche materna es muy rica y llenará a los gazapos en pocos minutos, por lo que no debes asustarte si piensas que la madre no pasa tiempo con sus hijos o crees que no les alimenta lo suficiente. Para que te hagas una idea, la primera toma de leche no tendrá lugar hasta bien entrada la noche del día en que hayan nacido y no esperes que los amamante nada más nacer.

Te parecerá extraño que no se siente junto a las crías para calentarlas como hacen otros mamíferos y aves. En vez de eso, construirá un nido para mantenerlas calientes entre las tomas de leche, por lo que no la fuerces a quedarse junto a ellas. Su conducta tiene un sentido, ya que en estado salvaje es necesario que la madre se mantenga apartada del nido el máximo tiempo posible para evitar llamar la atención de depredadores por su olor, del que aún carecen los gazapos. En cambio, sí observarás que tras amamantarlos los limpia y les lame su barriga y su ano para estimularles a evacuar.

Ten en cuenta también que los gazapos deben criarse en el interior de la casa para evitar que se enfríen.

Las tomas de leche son un momento muy delicado, que requieren de mucha tranquilidad y silencio. Si la madre no se siente segura a causa del ruido o de la atenta mirada de toda tu familia, puede ser que amamantar a los gazapos se convierta en algo estresante para ella y deje de hacerlo. Por este motivo, sitúa la jaula de la madre y las crías en una habitación pequeña, tranquila y guarnecida del frío.

Coloca el nido que haya construido la coneja en la esquina opuesta a la que suela utilizar para orinar y acuérdate de ir reemplazándolo cada 3-4 días por motivos de higiene, ya que los gazapos orinarán allí. Esto se hace levantando a las crías de la jaula, quitando el pelo de la madre sucio y dejando el que esté más limpio, junto con el que construirás un nido nuevo, y cambiando el lecho de la jaula.

Es recomendable que vayas examinando a las crías para controlar que se estén alimentando correctamente, pues es probable que no presencies la mayoría de las tomas. Debes observar el estómago de los gazapos, que salga hacia fuera como una pequeña barriguita; que su piel tenga un color rosado, no amoratado ni azul; que por la mañana temprano estén calientes; que las tetillas de la madre estén abultadas, rosadas y redondas y que se haya arrancado pelo de su vientre para despejarlas; que los movimientos de las crías no sean dificultosos; y, finalmente, que no lloren constantemente, ya que deberían permanecer todo el día quietecitos y calmados. Si lloran frecuentemente es que no están siendo alimentados.

La tarea de examinar a los gazapos debe hacerse con cuidado de no dejarles impregnados con tu olor. Antes de cogerles acaricia la piel de la madre para eliminar en lo posible tu olor personal o frótate las manos con menta. En cualquier caso, no los cojas jamás si llevas perfume, pues la madre podría rechazarlos ante un olor tan fuerte y extraño. Lo mejor es tocarlos lo menos posible hasta que sean lo suficientemente mayores para abandonar el nido por sí mismos. Haz la primera revisión al día siguiente de su nacimiento sólo para retirar aquellas crías que hayan podido morir.

Los gazapos nacen desprovistos de pelo y totalmente ciegos. A la semana ya tienen la mayoría del cuerpo cubierto, a los 6-10 días empiezan a abrir los ojos y a las 5-6 semanas son destetados. Es importantísimo respetar el tiempo de destete, pues precipitarlo puede acarrear problemas importantísimos en la salud de los conejitos, pudiendo incluso morir. También debes saber que a los 10 días, las crías comienzan a comer el cecum (esas heces blandas, húmedas y con forma de tiras) de su madre, lo cual es fundamental porque les aporta nutrientes básicos y les ayudará más adelante a cambiar la dieta de la leche a alimentos sólidos.

Ante cualquier problema con las crías, con una madre que no las alimenta correctamente o ante una posible muerte de la madre tras su nacimiento, es importantísimo que acudas a un veterinario especialista en conejos lo antes posible para que te explique como alimentarlas tú mismo y con qué tipo de leche. Mientras tanto, y sólo como medida de urgencia, puedes ponerles unas gotitas de miel o de mermelada de fruta en la boca para intentar elevar su nivel de azúcar en la sangre.

También puede ser que la madre no esté lactando, por lo que con un medicamento adecuado se le puede estimular a hacerlo en 24 horas. Y ante la muerte de la madre, puedes ponerte en contacto con algún criador para que otra hembra recién parida pueda criarles durante las primeras 8 semanas.

Preguntó: Sofia
Fecha Pregunta: 2004-01-01
Fuente de la respuesta: http://usuarios.lycos.es/white3/id66.htm
Fecha de Respuesta: 2004-01-01


INGRESAR RESPUESTA
IMPRIMIR  RESPUESTA
EDITAR PREGUNTA
EDITAR RESPUESTA
BUSCAR PREGUNTA


Continua buscando en Google o en nuestra página web

Google
 
Web www.conciencia-animal.cl


Consejos para viajeros y viajes seguros
Viajes