Una ley que no castiga la crueldad