ARTICULO
IMPRIMIR
BUSCAR

http://www.conciencia-animal.cl
LA SOCIABILIZACIóN DEL GATITO
El gato doméstico vive mucho más que el callejero. Al estar vacunado y alimentado por su dueño tiene menos probabilidades de contagiarse diversas enfermedades. En los gatos salvajes, que se alimentan con lo que cazan, el riesgo de enfermarse es alto. De cualquier forma, tanto el gato doméstico como el callejero tienen el mismo instinto. Así lo demuestra nuestro gatito cuando caza cualquier bichito o cuando por ejemplo, si movemos los dedos de un pié se lanza sobre él.

Existen dos conductas generalmente muy diferenciadas entre sí: Así veremos gatos que buscan el contacto con la gente, se suben a la falda y disfrutan las caricias y otros que rechazan el acercamiento de cualquier persona, incluso de su dueño y son reacios al contacto físico con el ser humano. Son esos mininos que esquivan la caricia o que al alzarlos tratarán de distanciarse oponiendo sus patas rígidas a nuestro pecho. Este comportamiento puede obedecer a múltiples causas, entre ellas a una deficiente socialización en la etapa correspondiente.

Sin embargo, en nuestra experiencia hemos podido observar una conducta que es mezcla de ambas porque nuestro gatito Charlie, a quien criamos desde su nacimiento, junto con Rex, un Collie que es su inseparable amigo y de la misma edad, deja que lo acariciemos sólo cuando él decide y no acepta ser alzado en brazos aunque propone juegos y trata de estar siempre integrado en las reuniones familiares. El único contacto que admite incondicionalmente es el del perro con quien pasa el tiempo jugando o compartiendo travesuras. En cambio su madre, Black, una gata callejera que adoptó nuestro hijo y que vive actualmente en su departamento, busca permanentemente el contacto humano y recibe con sumo agrado las caricias y los mimos siempre y cuando provengan de algún integrante de la familia al par que se alimenta únicamente si a su lado permanece alguno de nosotros (demuestra temor por los extraños) y ello, pese a que al momento de adoptarla ya tenía un año de edad (aclaramos que se trata de una gata callejera).

Atendiendo a su especial naturaleza, tampoco es bueno que sea excesivamente apegado o dependiente de las personas porque sufrirá cuando quede solo en la casa o se pondrá nervioso ante la ausencia del amo.

Es aconsejable asignarle un lugar propio en el que colocaremos un canasto con un almohadón o una prenda nuestra en desuso (para evitar que se angustie cuando no estamos en el hogar). Ese será el sitio en el que elija permanecer cuando necesite estar solo o distanciarse por un rato de la compañía humana.

Es importante que el trabajo de socialización comience cuando el gatito tenga entre dos y siete semanas de vida para que desde temprana edad se acostumbre a nuestra presencia que, recordemos, no deberá ser extremadamente absorbente pues se corre el peligro de estimular una dependencia excesiva. Pero tampoco debemos ir al otro extremo: el de la indiferencia, porque así sólo lograremos que rehuya el contacto con las personas y sea arisco.

De todos modos, al igual que el resto de los animales domésticos, los gatos tendrán su propia personalidad y serán ellos los que decidirán, en definitiva, con quienes tendrán mayor o menor unión y a quienes elegirán para compartir sus juegos, elección que muchas veces podrá no recaer en un ser humano sino otro felino o, incluso en el perro con el que conviva en la casa.

A diferencia del perro, el gato no adopta nunca una actitud de sumisión a su dueño, aunque al igual que aquel, reconocerá al encargado de alimentarlo o al miembro de la familia que permanece más tiempo en la casa y con el mantendrá un lazo afectivo más estrecho que con el resto de los integrantes.

El gato, también a diferencia del perro no aguardará nuestra llegada para saltar a saludarnos pero hará acto de presencia a su manera. Tal vez se acerque luego de unos minutos o se ubicará en algún lugar visible o hará alguna pirueta para demostrar su alegría de vernos.

Gato y perro, cada uno a su modo constituyen una compañía insustituible para los seres humanos.

Fecha: 2003-10-17

Fuente: http://www.cosasdeperros.com.ar/


Links relacionados:
. http://www.cosasdeperros.com.ar/