ARTICULO
IMPRIMIR
BUSCAR

http://www.conciencia-animal.cl
¿GATO NEGRO, MALA SUERTE?
Cruzar bajo una escalera, dejar caer la sal, romper un espejo, y tantas otras otras superciones subsisten hasta nuestros tiempos, recordándonos que ante todo, incluso en el siglo XXI, somos seres llenos de inseguridades.

Pero, ¿te has preguntado cual es el origen de eso a lo que temes?, ¿por qué para algunos el gato negro es buena suerte y para otros mala suerte?

Por ejemplo, el cruzar bajo una escalera implicaba el potencial riesgo de que algo cayera encima tuyo y así, durante siglos, fue construyéndose la leyenda.

Mucho de este conocimiento colectivo, no fue traspasado por libros o documentos escritos, sino a través de la forma más natural de comunicación, las palabras. De esta manera, siglo tras siglo, los pequeños consejos se trasformaron en grandes superticiones que nos permitieron vivir una vida más tranquila y segura.

Pero, ¿sabías que lo que es superstición mala para algunos, lo es buena para otros? En realidad todo depende de la cultura y de la época en que toca vivir.

La gente cree que los gatos negros traen mala suerte y que no hay nada más terrible que ese gato negro que se te cruza en el camino.

Sin embargo el gato negro da mala suerte según la cultura en que vivas. Mientras que en la Inglaterra victoriana se consideraba que si un gato negro se paseaba por delante de unos novios a punto de casarse representaba felicidad y fecundidad, en Sicilia el gato negro representaba el mal de ojo.

¡¡Y los marineros!!, aunque no podían pronunciar la palabra "GATO" (por temor a desgracias eternas), consideraban que la presencia de un gato a bordo traía buena suerte. Igualmente, las mujeres de los marineros solían tener un gato negro en casa para asegurarse que sus maridos volverían sanos y salvos.

Y a propósito del color negro, ¿sabías que en oriente se acostumbra a ir con traje blanco a los funerales? Porque si vas de negro es una ofensa.

Como ves, ¡¡¡todo depende de la cultura!!!

www.conciencia-animal.cl

Fecha: 2005-04-27

Fuente: www.conciencia-animal.cl