sanimales

EL BUDISMO Y LOS BOSQUES

Para el Budismo, los bosques son trascendentales. Buda decía: "El bosque es un organismo único y fuente de gran bondad. No exige nada para su sustento y extiende su protección sobre todos los seres dándoles sombra, incluso al leñador que con su hacha lo destruye”.

Para el budismo los bosques son de la mayor importancia, tanto para la vida silvestre como para la humanidad. Los budistas creen que la destrucción de los bosques acarrea calamidades, debido a que conlleva la muerte de árboles y animales y porque su pérdida redunda en un desequilibrio en el medio ambiente natural. La deforestación tiene como consecuencia inundaciones y sequías, hambruna y enfermedades. Si nos despreocupamos de los bosques, éstos desaparecerán y, junto con ellos, la alegría que nos produce su intrínseca belleza.

En el Vinaya Sutra, Buda dice que los bosques son el mejor lugar para la contemplación. Aquellos que se retiran a meditar allí, son los llamados nagthrodpa (habitantes del bosque). Ellos dejan sus hogares para vivir como ascetas, buscando liberarse de los sufrimientos del mundo.

El Buda decía que en los bosques podemos olvidarnos de los apegos materiales, obtener la quietud de la mente y una posibilidad intuitiva de introspección. En nuestras casas, rodeados de cosas y llenos de actividades, solamente estamos dedicados a juntar objetos materiales. Pero allí afuera, en los bosques, tenemos la posibilidad de recolectar ge-wa (objetos espirituales), que nos serán mucho más útiles en la vida.

El mismo Buda comenzó su camino a la Iluminación pasando muchos años como habitante de los bosques, meditando a los pies de una higuera. Hacia la mitad de su vida, habiendo alcanzado la Iluminación, permaneció viviendo bajo el gran árbol y su mayor deseo era vivir siempre como un asceta en el bosque.

En su Dawa Drome Sutra, Buda describía el bosque como el hogar de la paz y la serenidad, un lugar de gran felicidad y fuente del mayor agrado. Decía que siempre que una persona se sienta tensa y molesta en su ambiente urbano, debiera ir a los bosques para encontrar paz mental y para olvidar los sufrimientos del mundo. También describía los bosques como el lugar de descanso para la humanidad, donde se puede ir cuando nos sentimos cansados de atender nuestros quehaceres mundanos, constantemente persiguiendo nuestro propio bienestar y con ello, tantas veces, perturbando el bienestar de los demás. En ese Sutra, hay varios miles de estrofas relativas a las bondades de los bosques.

El Budismo, el Buda y todos los Siddhas llamaban al bosque "un paraíso en el mundo humano", con innumerables plantas de flores y frutos perfumados, abundancia natural plena del zumbar de las abejas, bendecido por suaves lluvias y coronado por infinitas y hermosas nubes blancas que resaltan en el cielo azul. Allí está el hogar de muchos animales, de aguas frescas, vertientes naturales de las cuales espíritus y Nagas hacen sus lares favoritos. Las ramas de las altas copas se entrelazan como brazos amistosos, protegiendo la tierra del embate del granizo y las tormentas, doblando sus hojas como en un gesto de bienvenida a todos. Allí los animales juegan y encuentran todo lo que necesitan. Y, aunque las leyes de la naturaleza sigan su curso, no hay enemigos allí. Ya que, de acuerdo con el budismo, los instintos y conflictos de los animales salvajes, aunque algunos sean tremendamente crueles, no tienen nada que ver con la maldad consciente de las mentes violentas y llenas de odio de algunos seres humanos.

Mientras todo tipo de proyectos e industrias se multiplica infinitamente por todo el mundo, los bosques y su reino animal están desapareciendo. Es nuestra responsabilidad reflexionar acerca de sus valores y asegurar que no robamos este precioso patrimonio a las futuras generaciones. Cuando se cortan los árboles toma más tiempo que una vida humana el reemplazarlos, ya que los grandes árboles se demoran entre 80 y 150 años en llegar a su madurez. Hemos permitido que nuestra propia población humana crezca incontroladamente, y la explotación que hacemos de los bosques ha aumentado de la misma manera. Para el budismo es nuestro deber el plantar muchos árboles nuevos y de velar que usemos la madera y la leña con gran cuidado, en respeto por los que han de venir.

Kheiripo Phunthok Tashi
El Budismo y los Bosques
Traducción de Adriana Hoffman
Este artículo apareció en el Nº 5 de la Revista ALCIONE

Compartir este artículo

El-budismo-y-los-bosques

Fuente: http://www.alcione.cl/

Link relacionado:
http://www.alcione.cl/nuevo/index.php?object_id=200


Disponible en sección: Místico

Imprimir: El budismo y los bosques



Continua buscando en google o en nuestra web


Web www.conciencia-animal.cl



 



AAA

dodo2013-07-25
no informa tanto

jennifer

grafologia2007-09-04
Les recomiendo visitar este sitio, http://www.grafologicamente.com.ar ,sobre grafología donde pueden hacer tests para conocer detalles sobre su personalidad.

http://www.grafologicamente.com.ar

http://www.grafologicamente.com.ar

Plag



animales

Copyright © 2003-2008
Todos los derechos reservados