sanimales

EL CONFLICTO DE TENER MUCHAS MASCOTAS

Las mascotas cada vez aumentan más su presencia en los hogares chilenos. No sólo se trata de perros, también de gatos, aves y peces.

Y si bien suelen alegrar el hogar se pueden transformar en una pesadilla cuando los vecinos no están de acuerdo con su tenencia. El problema es que no existe un mecanismo específico y homogéneo cuando se presentan estos conflictos. Y suele ganar el que ladra más fuerte.

Es así como una simple desavenencia por los ladridos del perro vecino o los ruidos de los gatos en el mes de agosto puede derivar a sanciones económicas de hasta 10 UTM, la pérdida de la tuición de la mascota, y en casos extremos, hasta con penas de cárcel. Pero, todo depende.

Si bien existen ciertos procedimientos y normativas acerca de la tenencia de un animal en una vivienda, todas son relativas a la hora de un dilema. "En el caso de los condominios rige el reglamento de copropiedad, y para el resto de las viviendas el criterio del juez de policía local, pero no existe una norma general ni a nivel nacional", sostiene la abogada Andrea Duarte.

Agrega que el Código Sanitario indica que la autoridad sanitaria deberá dictar un reglamento que señale las condiciones para la tenencia de mascotas. Pero éste aún no ha sido dictado.

Algunas municipalidades poseen ordenanzas al respecto, no son la mayoría. Y lo que existe sólo se refiere a los perros, pero del resto de las mascotas, nada.

Por ejemplo, la comuna de Las Condes posee una ordenanza local que regula el control canino en las vías públicas. Providencia instauró algunos programas especiales para estas mascotas al igual que Vitacura y La Reina, pero no son más que normas de otras ordenanzas respecto a las condiciones sanitarias básicas o el control de ruidos.

Paradójico, pues según las estimaciones de César Maerten, vicepresidente de la Asociación de Criadores y Expositores de Perros de Chile, durante los últimos dos años la adquisición de especies caninas ha aumentado en un 15%. Señala que desde hace cinco años son las razas pequeñas las preferidas, una tendencia asociada directamente a la compra explosiva de departamentos, donde los perros Terrier, Yorkshire o Chihuahua son apropiados porque necesitan menor espacio y suelen causar menos estragos, comentan en Kennel Club Chile.

Pero hay excepciones. Mascotas pequeñas o grandes pueden causar varios problemas de convivencia. Los ruidos son los más comunes. Los olores también. O simplemente el desagrado que producen algunos animales en el resto de los vecinos.

Y el camino para resolver estos problemas es diferente, en todos los casos.

En los condominios, la situación se soluciona de acuerdo al reglamento de copropiedad, el cual es distinto en cada una de las comunidades. Y si éste no es específico respecto a la tenencia de animales, los problemas suelen resolverse tras un largo camino que comienza en el administrador y puede terminar en la Corte de Apelaciones.

Por eso muchas comunidades han optado por prohibir las mascotas, sean cuales fueren, para evitar dilemas. "Pero es inconstitucional que esta normativa prohíba la tenencia de cualquier tipo de animal sin distinguir si es una especie que genera problemas o no", sostiene la jurista Duarte.

La abogada afirma que lo ideal es normar las relaciones en el condominio e imponer limitaciones sólo en casos justificados, o sea, utilizando como medio de prueba las declaraciones de los vecinos basados en hechos objetivos. Dice que existen ciertos perros falderos, gatos o pajaritos que no ocasionan mayores molestias y que deberían ser aceptados por los copropietarios si no hay un conflicto particular que los involucre.

Una situación igualmente relativa, donde el mecanismo de resolución de los problemas continúa siendo el caso a caso.

Iniciativas aperradas.

Algo similar y aún peor sucede en el caso de las viviendas que no están bajo el régimen de la copropiedad, donde los conflictos por las mascotas es tierra de nadie. Y cada vecino y propietario se defiende como puede.

Por eso, cuando ocurre algún conflicto, pocos saben a quién recurrir. Así, termina interviniendo Carabineros, el departamento de higiene del municipio respectivo, el juez de policía local y hasta la Corte de Apelaciones en caso de que no haya acuerdo. Nuevamente el método de resolución es el caso a caso.

Por eso algunos municipios promueven ciertas ordenanzas para la tenencia responsable de los canes o de su control en la vía pública, pero del resto de las mascotas y comunas no hay nada específico.

La mayoría de los artículos existentes son respecto a las normas sanitarias básicas y control de ruidos. En varias comunas del centro sur de la capital no hay ninguna norma específica y en la comuna de Santiago no existe absolutamente nada relativo a las mascotas, aparte de la normativa básica mencionada.

Pero ideas hay, aunque aún no se concretan. Cuenta Juan Carlos Salinas, encargado de la Unidad de Gestión Ambiental de La Florida, que hace más de un año y medio que está redactada una ordenanza comunal que regula el control de perros, pero aún no ha sido aprobada. Entre las medidas está el control del número de perros de acuerdo al espacio construido, donde sólo se permitiría un perro por cada 45m{+2} edificados. También se establecen registros de los canes, sanciona el maltrato y facilitaría la captura de perros callejeros, pero aún está a la espera de los trámites finales.

Y ni hablar de otras mascotas, donde aparte de las exóticas, no hay ninguna norma fuera del criterio de los vecinos o la justicia. Es que si bien el 46,5% de los animales domésticos en el país son los perros, el resto se dividen en gatos, aves y peces, según datos de la consultora ACNielsen. Mascotas que no tienen mucho derecho a reclamo. Aunque por ellas, los reclamos sí debieran existir.

Excéntricos.

Antes de adquirir una mascota considerada exótica, hay que averiguar en la división de protección pecuaria del SAG si se permite su tenencia domiciliaria, pues existen restricciones con especies en extinción, algunas aves de la línea de los loros y otras.

También se debe revisar el reglamento de copropiedad, pues si no están permitidas o causan molestias, el procedimiento es el mismo.

Millaray Navarro Ayala.

Compartir este artículo

El-conflicto-de-tener-muchas-mascotas

Fuente: EL MERCURIO.

Link relacionado:
http://www.emol.cl

Imprimir: El conflicto de tener muchas mascotas



Continua buscando en google o en nuestra web


Web www.conciencia-animal.cl



 



AAA

dodo2013-07-25
no informa tanto

jennifer


animales

Copyright © 2003-2008
Todos los derechos reservados