sanimales

EL BAMBú

La principal característica del Bambú es la flexibilidad y su gran capacidad de adaptación. El bambú se utilizaba desde tiempos remotos para la caza, pesca, utensilios domésticos, o musicales y ahora se ha implantado en muchos hogares occidentales como adorno.

En Japón, se incluye el bambú dentro de la combinación llamada SHO (pino), CHIKU (bambú), BAI (ciruelo), que se usan como símbolos durante la celebración del año nuevo. Cada uno de ellos simboliza la virtud humana.

El pino, la fuerza, el bambú, la virtud, fidelidad y constancia, el ciruelo, la elegancia y resistencia. Tener espíritu de bambú, implica saber adaptarse a las circunstancias, doblarse con el viento y cuando se agacha por el peso de la nieve, esperar pacientemente a que la nieve se derrita
para levantarse de nuevo. En definitiva no ser rígido, sino tan
flexible como requieran los acontecimientos.

Antiguamente, en las ceremonias religiosas celebradas en china estallaban bambúes en el fuego, para de esta manera, expulsar los malos espíritus. Del ruido provocado por esta explosión deriva la palabra bambú. Los bambúes pertenecen a la familia de la gramíneas, en la que también están incluidos los cereales, como el trigo, la avena o el maíz. En Europa no existe ninguna especie de Bambú autóctona, ya que los que permanecen en estado silvestre, han sido introducidos por el hombre en el siglo XVIII. Aunque los bambúes se asocian generalmente con las culturas orientales, también existen muchas especies en Africa, América y Australia.

Existe un total de 80 géneros y entre 1.000 y 1.200 especies de bambúes distribuidas por el mundo, aunque la cifra varía según los autores.

Las características que hacen a los bambúes ser diferentes del resto de las gramíneas son las siguientes:

. Son perennes;
. Los rizomas están bien desarrollados;
. Los tallos están lignificados;
. Las hojas tienen pseudopecíolo;
. El período de floración a floración puede durar muchos años.


Con respecto a su floración, la mayor parte de las especies tardan años en florecer. Existen dos tipos de floración: la esporádica, donde sólo una o varias plantas de una misma población florece y la gregaria, cuando todos los individuos de una especie florecen al tiempo y en diferentes lugares, cuando toca florecer lo hacen donde quiera que estén.

Todos los bambúes brotan con su diámetro definitivo y su elongación máxima alcanza alrededor de los tres meses. En brotes jóvenes, denominados turiones, los nudos se encuentran unos junto a otros. Los internudos se elongarán de forma progresiva y en cuestión de horas pueden alcanzar hasta el metro de longitud. La aparición de los turiones en las especies de climas templados suele ocurrir en primavera, mientras que en los tropicales, suele ser en otoño. Cuando las cañas dejan de crecer son los rizomas los que comienzan a desarrollarse. El suelo ideal para los bambúes debe drenar perfectamente y al mismo tiempo tener la capacidad de retener las partículas de materia orgánica que les servirá de abono. Como el reto de las plantas, crecen en función de lo que encuentran en el suelo, aunque esto no siempre es suficiente.

Debemos aportar materia orgánica, o abono de un contenido alto en nitrógeno en período de crecimiento para pasar posteriormente a reducir este componente y aumentar la proporción de Fósforo y Potasio. Comparado con un árbol, el rizoma de esta planta correspondería al tronco, mientras que las ramas y las cañas serían las hojas.

Es una planta en definitiva única por su aspecto y características, que sin ser espectacular sirve como utensilio, alimentación, construcción y adorno. Una todo terreno !

Compartir este artículo

El-Bambú

Fuente: Juan José Bueno Gil


Disponible en sección: Vida Sana

Imprimir: El Bambú



Continua buscando en google o en nuestra web


Web www.conciencia-animal.cl



 



AAA

dodo2013-07-25
no informa tanto

jennifer


animales

Copyright © 2003-2008
Todos los derechos reservados