sanimales

DERMATíTIS ATóPICA: DIAGNóSTICO Y TRATAMIENTO

La Atopia se define como la predisposición genética para desarrollar inmunoglobulinas de la serie E y/o G4, ante sustancias que normalmente son inocuas.

La unión del alérgeno con las inmunoglobulinas provoca el desarrollo de una hipersensibilidad tipo I con la degranulaciòn de los mastocitos y la liberación de varios mediadores químicos que producen prurito (histamina, proteasas, prostaglandinas, leucotrienos, etc.).

Por tal motivo cualquier paciente que desarrolle una reacción alérgica asociada a un estado de hipersensibilidad tipo I es atópico.

En medicina humana la atopia incluye 3 entidades clínicas: asma bronquial, rinitis alérgica y dermatitis atópica. En perros se reconoce la dermatitis atópica y en gatos la dermatitis atópica y el asma bronquial.

Alergenos

Los alergenos asociados a dermatitis atópica pueden ser inhalados, ingeridos, absorbidos por vía percutánea e inoculados. Estos incluyen a una gran variedad de sustancias como pólenes, hongos, fibras sintéticas, ácaros del polvo, insectos, alimentos, etcétera.

Historia y signos clínicos

En perros y gatos la dermatitis atópica se puede desarrollar a cualquier edad, sin embargo, es más probable que el alérgeno sea alimentario cuando los signos clínicos inician antes de los 6 meses de edad (perros) y entre los 4 y 5 años (gatos), o bien que el alérgeno se encuentre suspendido en el medio ambiente si los signos clínicos inician entre 1 y 3 años de edad (perros y gatos).

En gato no existe una predisposición racial para desarrollar dermatitis atópica. En perros la dermatitis atópica se observa con mayor frecuencia en Labrador, Golden retriever, Shar-pei, Pastor Alemán, todos los Terriers, Dálmata, Setter Irlándes, Bulldog Inglés, Schnauzer miniatura, Pug y Lhasa apso.

En perros el signo clínico principal de esta alteración es prurito. Las áreas frecuentemente afectadas son: cara, orejas, región flexora de la articulación del codo, carpos, tarsos, espacios interdigitales, axilas, región ventral de tórax y abdomen.

La otitis puede ser el único signo clínico y en perros cachorros que presentan otitis siempre se debe considerar la alergia asociada a alergenos alimentarios.

Los perros que padecen dermatitis atópica pueden presentar eritema, alopecia, máculas, pápulas, costras, descamación, hiperqueratosis, liquenificación, hiperpigmentación y pioderma secundario. No obstante, algunos pacientes no presentan lesiones.

En gatos la signología puede ser muy variada como: prurito facial y podal, alopecia simétrica autoinfligida, complejo granuloma eosinofílico, dermatitis miliar y otitis externa. En gatos que presentan prurito en cuello se debe considerar la posibilidad de que el alérgeno sea alimentario.

Diagnósticos diferenciales

En perros sospechosos de alergia se deben descartar otros problemas como: sarna sarcóptica, cheyletiella y dermatitis por malassezia a través de raspados cutáneos y citologías.

Es importante considerar la posibilidad de sarna incógnita, en la cual los pacientes presentan prurito pero no manifiestan lesiones y los raspados son negativos.
En algunos casos también es necesario descartar la posibilidad de dermatitis irritativa por contacto a tavés de un período de aislamiento.

En gatos se debe descartar dermatofitosis, cheyletielosis, pediculosis, otodectes ectópico e hipotricosis psicogénica.

Laboratorio clínico e histopatología

En perros las pruebas rutinarias de laboratorio (hemograma, química sanguínea y urianálisis) por lo general no reportan datos relevantes, sin embargo, es conveniente tomarlas con el fin de detectar otro tipo de alteraciones. En gatos es frecuente encontrar eosinofílias en el hemograma.

En las biopsias de piel de perros alérgicos se puede observar una dermatitis perivascular superficial linfoplasmocitaria con espongiosis.

En gatos los hallazgos histopatológicos son muy variados incluyendo: incremento en mastocitos y eosinófilos y cambios asociados a dermatitis miliar o complejo granuloma eosinofílico.

Diagnóstico

Una vez que se han descartado otro tipo de problemas se deberá elaborar un plan diagnóstico con el fin de poder detectar el alérgeno causal de la dermatitis atópica.
El objetivo de detectar el alérgeno es poder ofrecer alternativas terapéuticas (retirar el alergeno o la hiposensibilización) y, de esta manera, evitar o disminuir la medicación.

Las pruebas más importantes para llevar a cabo esto son: administración de dieta hipoalergénica y pruebas intradérmicas.

Si la signología de dermatitis atópica inició en perros cachorros o en gatos entre los 4 y 5 años de edad, el primer paso será descartar si el problema está asociado a alergenos alimentarios.

En perros y gatos que manifestaron la signología entre el primer y tercer año de edad el clínico decidirá que prueba realizar primero, teniendo en cuenta que si la primera que eligió saliera negativa, tendrá que llevar a cabo la segunda opción.

a. Dieta hipoalergénica de diagnóstico

Para confirmar que el alérgeno es de origen alimentario se adminstra una dieta hipoalergénica por un período de 3 meses. Durante este período no se debe dar ningún otro tipo de alimento y se debe de evitar el dar premios, carnazas y sobras de mesa.

En cachorros se deben emplear dietas hipolergénicas comerciales, pero en perros adultos es conveniente ofrecer una dieta hecha en casa (frijoles y papa; carne de conejo y papa; carne de carnero y papa). En gatos adultos siempre se debe de incluir carne en la dieta.

Durante el primer mes de dieta se pueden administrar antihistamínicos para disminuir el prurito, pero es importante que los dos meses restantes no reciba ningún fármaco antipruritico para poder evaluar la respuesta a la dieta.

Si se realizó el diagnóstico utilizando una dieta hipoalergénica comercial y el paciente continua rascándose, se debe de iniciar con una dieta casera ya que existe la posibilidad de que el paciente sea alérgico a los aditivos de los alimentos.

Si el paciente dejó de rascarse (ya sea con dieta comercial o casera) se debe de desafiar por un período de 15 días con el fin de confirmar el diagnóstico. El desafío consiste en darle de comer al paciente la dieta que solía comer. Si presenta nuevamente prurito el diagnóstico está confirmado.

Las pruebas serológicas e intradérmicas no han demostrado ser útiles para el diagnóstico de alergias asociadas a alergenos alimentarios.

b. Pruebas intradérmicas

Las pruebas intradérmicas se utilizan para identificar alergenos ambientales (pólenes, polvo, ácaros del polvo, hongos, etcétera) e iniciar con la hiposensibilización. La ventaja principal de estas pruebas es que los resultados se obtienen 15 minutos después de haber inoculado los alergenos.

Es importante que el paciente no haya recibido antihistamínicos por un período de 15 días como mínimo, ni glucocorticoides por un mes. Los ácidos grasos esenciales y la antibioterapia no afectan los resultados de las pruebas intradérmicas.

Los perros menores de 1 año y mayores de 6 años presentan una menor reactividad de la piel a las pruebas intradérmicas. En gatos no existen datos.

Por otro lado, la lectura en gatos es más difícil ya que las reacciones son más débiles.
Antes de iniciar la prueba se aplica el testigo negativo (solución Evans) y el positivo (fosfato de histamina). La reacción a la histamina debe de tener un diámetro mayor o igual a 10 mm a los 15 minutos posinoculación, si la reacción es menor, la prueba se pospone y en 15 días se vuelve a realizar.

Si la reacción de la piel es adecuada se aplican los alergenos y se realiza la lectura a los 15 minutos. Las reacciones se clasifican en una escala de 0 a 4+ de acuerdo a su tamaño, eritema y turgencia. Las reacciones clínicamente importantes son de 2+ o mayores.

Las pruebas intradérmicas han demostrado una mayor eficacia que las pruebas serológicas.

Consideraciones

Si nos se descartaron los diagnóstico diferenciales y se obtienen resultados negativos a la dieta hipoalergénica y a las pruebas intradérmicas es probable que el diagnóstico de dermatitis atópica sea inadecuado.

Resultado negativos en pacientes en los cuales se descartaron los diagnósticos diferenciales, no implican que el paciente no sea alérgico, sino que el alérgeno no pudo ser identificado.

Tratamiento

Existen tres formas de tratar al paciente con dermatitis atópica: retirar el alérgeno, hiposensibilización y farmacológico. Las dos primeras requieren de la identificación del alérgeno. La tercera forma se reserva para aquellos pacientes en los cuales el alérgeno no pudo ser identificado.
Independientemente del tratamiento que se elija es necesario informar al propietario que este es de por vida.

a. Retirar el alérgeno

En algunos casos el alérgeno puede ser identificado y retirado, tal es el caso de los pacientes con alergias asociada a alimentos.

b. Hiposensibilización

Cuando el alérgeno identificado no se puede retirar del medio ambiente (pólenes, hongos, polvo de casa, etcétera), se elabora una serie de vacunas las cuales contienen una mezcla de los alergenos a los cuales el paciente resultó positivo en las pruebas intradérmicas. La hiposensibilización se realiza con el fin de hacer al paciente tolerante a sus alergenos.

La etapa de inducción requiere de 3 a 4 frascos de solución hiposensibilizadora con aplicaciones semanales. Cada frasco tiene una duración de 3 meses. Por lo tanto, esta etapa puede durar de 9 meses a 1 año.

Durante este período se pueden administrar antihistamínicos, ácidos grasos o glucocorticoides, con el objetivo de disminuir el prurito mientras la hiposensibilización empieza a dar resultados.

Una vez que pasa este período las aplicaciones se irán realizando con menor frecuencia hasta alcanzar el objetivo de una aplicación mensual. En estos casos cada frasco que se elabore tendrá una duración de 10 meses.

La respuesta a la hiposensibilización varía entre un 70-80%, por lo que entre el 20-30% de los pacientes no muestran mejoría con esta alternativa.

De los pacientes que mejoran algunos requieren de la administración conjunta de algún fármaco antiprurítico, sin embargo, las dosis y frecuencias de estos son menores que cuando se utilizan como única forma de tratamiento.

c. Farmacológico

El manejo farmacológico se debe de emplear en aquellos pacientes en los cuales no se identificó el alérgeno o en aquellos en los cuales la hiposensibilización no dio resultados adecuados.

En estos casos se deberá de buscar el fármaco que controle el prurito y que al mismo tiempo cause la menor cantidad de efectos colaterales en el paciente.

Los fármacos más empleados son los antihistamínicos, los ácidos grasos esenciales y los glucocorticoides.

Por MVZ. Esp. MC. Luis Ramón Nolasco Espinosa

Compartir este artículo

Dermatítis-atópica:-diagnóstico-y-tratamiento

Fuente: http://mascota.com.ve/

Link relacionado:
http://mascota.com.ve/mascota_actualizacion/index009.asp


Disponible en sección: Mascotas
Recomendamos: www.enbuenasmanos.com/seccion/mascotas.asp

Imprimir: Dermatítis atópica: diagnóstico y tratamiento



Continua buscando en google o en nuestra web


Web www.conciencia-animal.cl



 



AAA

dodo2013-07-25
no informa tanto

jennifer

dosis diaria2012-10-11
Excelente articulo, siempre he estado buscando una dieta casera para mi perrito atópico. Pero quisiera saber que cantidad tengo que darle al día de papas con frijol o de papas con carne. Mi perro es un schnauzer de casi 4 años y pesa 12 kilos. Gracias

dospatitas2

dermatitis2012-08-29
el tratamiento de la dermatitis atópica se ha de realizar a través de una estrategia basada en los siguientes pilares: educación/formación, eliminación de agentes desencadenantes, cuidados cosméticos de la piel, y tratamiento farmacológico.

Educación/Formación: Se ha formar a los afectados sobre la enfermedad para que tengan el conocimiento de que la dermatitis atópica es un desorden complejo y crónico y para generar en ellos expectativas realistas sobre la enfermedad.

Desencadenantes: En aquellos casos en los que sea posible se han de evitar aquellos alérgenos que pueden activar la atopía como por ejemplo los ácaros del polvo o las faneras animales.

Cuidados cosméticos de la piel: Utilización de emolientes y cuidados durante el baño.

Tratamiento farmacológico: Los tratamientos farmacológicos incluyen el uso de corticoides tópicos, inhibidores de la calcineurina, y antibióticos para tratar las sobreinfecciones de las lesiones por la bacteria S. aureus.

http://www.electrocanaria.com/topic3029-salud-dermatitis-atopica.html

javier


Blog dermatitis atopica2012-02-22
Si te interesa conocer la experiencia de alguien que lleva 21 años luchando contra la dermatitis atópica y cómo la ha superado, visita el siguiente enlace:

http://dermatitisatopica.wordpress.com/

Lucha contra la DA del mundo



dermaheroe


DERMATITIS ATOPICA2005-02-24
Muy buen articulo, aclaratorio y te orienta con las alternativas de tratamiento.

Por MVZ. Esp. MC. Luis Ramón N


animales

Copyright © 2003-2008
Todos los derechos reservados