sanimales

ALERGIAS Y PULGAS: INSOPORTABLE PICAZóN

Los perros y los gatos manifiestan los cuadros alérgicos a través de la piel. La picazón es el síntoma más evidente. Pero muchas veces puede atribuirse a una invasión de pulgas adoptadas en la plaza.

El panorama se esclarece cuando aparecen otros signos: la mordedura de manos o lamidas entre los dedos, junto con la comezón. Otro indicador son las otitis frecuentes (inflamación de los oídos) que los pequeñines manifiestan cuando agitan la cabeza, se frotan el hocico con las manos, o contra el piso y la pared, especialmente los pichichus. Una reacción alérgica puede expresarse también a través de una conjuntivitis (secreción lagrimal) o de la famosa rascada en los flancos en forma de guitarrita, de un lado y del otro.

A qué soy alérgico

No todas las sustancias que entran en el cuerpo de nuestros amigos son bienvenidas. Muchas veces el organismo agrede elementos, aparentemente inofensivos, que ingresan por distintas vías.

- Respiratoria: polen de árboles de plátano, acacia y paraíso. El césped de la plaza, gramilla, polen y el polvo ambiental son los más frecuentes.

- Digestiva: proteínas (carne de vaca, pollo, derivados de la leche y huevo). Para determinar si un animalito es alérgico a ciertas comidas necesita ingerir durante mucho tiempo la misma dieta. Generalmente pasan años para que su sistema inmunológico se enoje y responda con picazón.

- A través de la piel: productos químicos (cera, soda cáustica, lavandina, desodorante de ambiente). También, el contacto de algunos pastos.

- Por pulgas: se desarrolla con mayor frecuencia que las demás. Tanto la picadura como la saliva desencadenan con facilidad una reacción alérgica en aquellos animalitos con problemas de piel (Pieles sensibles). Para eliminarlas se suele aplicar un talco o gotitas. Sin embargo, la mayoría del tiempo (casi el 90%) las pulgas viven fuera del animal. Por eso, la fumigación de los ambientes es tan importante. Se calcula que por cada pulga que habita en el cuerpo de un pequeñín existen entre 90 y 100 en la casa.

En familias donde habitan canes y felinos, el problema se complica un poco más. El gato rara vez es alérgico a las pulgas, pero es el mayor portador de esos malvados bichitos que de esta forma ingresan en la casa y contagian a los perros.

Igual que mis papás

En su origen intervienen factores ambientales y hereditarios: un 20% de las crías de padres alérgicos puede padecer el problema.

Las alimentarias suelen manifestarse en cachorros menores de 6 meses o adultos mayores de 6 años. Las respiratorias, entre 1 y 3 años. Las de piel y pulgas entre los 3 y 6. Pueden variar y hasta sumarse.

Cuidados caseros

Las recomendaciones más efectiva, muchas veces, son las más fáciles de implementar.

- Mantenerlos libres de pulgas

- La casa debe estar ventilada: el encierro produce acumulación de sustancias perjudiciales.

- Evitar los aerosoles o desodorantes ambientales.

- Mantener los pisos limpios, pero no usar sustancias irritantes o ácidas como cera, detergente o lavandina.

- Tratar de que el animalito duerma sobre telas lavables que no acumulen resto de polvillo (preferir de algodón y no de lana).

- Una vez a la semana deben bañarse con elementos hidratantes: champú hipoalergénico, neutro o jabón de glicerina para no irritar la piel. En un segundo enjuague, para que conserve la humedad, se disuelve una cucharadita de aceite para bebé en 1/2 l de agua tibia. Recuerde que la piel humectada evita la picazón.

- Darle una alimentación adecuada que contenga un buen nivel de ácidos grasos para que la piel se mantenga húmeda y elástica. En todas las comidas puede agregarse 1 cm de aceite de girasol por kilo.

No abandonarlos

A menudo, lamentablemente, los animalitos alérgicos soportan dos sufrimientos: la enfermedad y el abandono de sus dueños.

Eso ocurre porque el trastorno exige permanente atención y gastos que no todas las familias pueden afrontar. En esas situaciones, el Servicio de Dermatología del Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires (Asesoramiento) ofrece atención con aranceles accesibles ($ 5 la consulta).

A veces, sin embargo, el problema no es la falta de recursos, sino la desilusión. Es que, para cierta clase de individuos, es difícil aceptar que su mascota tenga una enfermedad que la afecta estéticamente.

Cosas de la urbe

Vivir en la ciudad trae sus complicaciones. La gran cantidad de edificios, comercios y la falta de lugares verdes, como plazas o parques, evitan que las corrientes de aire se lleven las sustancias dañinas o alergenos que provocan reacciones vulnerables a los pequeñines.

Algunos de los elementos que quedan encerrados dentro de la urbe y no pueden eludirse con facilidad cuando se tiene un amiguito sensible son los siguientes: falta de higiene del medio ambiente, de fumigación de plazas y parques para control de las pulgas y polución ambiental. Particularmente los caños de escape de colectivos y coches, a la altura de los hocicos de los pichichus ciudadanos.

Las alergias son una dolencia sumamente frecuente entre las mascotas. Por ejemplo, se calcula que sólo en Capital Federal y el Gran Buenos Aires, seis de cada diez pacientes dermatológicos padecen el molesto trastorno.

Zona de riesgo

En las alergias, la piel soporta la mayor parte de las agresiones. Cuando se trata de casos leves o moderados muestra afecciones como seborrea, pequeñas infecciones y un olor casi permanente a grasitud.

En los crónicos el cuadro tiende a complicarse: el abdomen y la parte inferior del tórax queda prácticamente sin pelo. Las manos muestran un color ladrillo por las constante lamidas entre los dedos. La piel, indefensa y desprotegida del manto pilar, se oscurece y toma un aspecto de tela de araña. La seborrea es intensa (acentúa el olor desagradable) y aparece el prurito que provoca agudas infecciones.

Por lo general, la piel de un animalito alérgico es extremadamente seca, descamada e inflamada. Hay razas más comprometidas por el tipo de piel, como el dálmata, el terrier, el ovejero alemán y el setter. Otras, en cambio, son más resistentes, por ejemplo, el cocker. El mestizo es aún más resistente.

Algunas medidas

En la mayoría de los casos, los tratamientos son paliativos: calman una serie de reacciones, como la picazón o las infecciones. Las alergias son difíciles de erradicar definitivamente y muchas veces, imposible.

Sin embargo, se dispone de diferentes recursos para tratarlas.

Los métodos son:

- Alergia de pulgas: un control intensivo sobre la mascota y el medio ambiente.

- Alimentaria: cambio de la dieta. Ofrecerles un nuevo alimento que el organismo no reconozca.

- Inhalatorias: aplicación de remedios antialérgicos o un tratamiento de vacunas, al igual que las personas.

Asesoramiento

Médico veterinario Eduardo Alberto Tonelli, jefe de trabajos prácticos y del Servicio de Dermatología de la Escuela de Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires. Lunes a viernes, de 7 a 16. Avda. San Martín 4453; 4524-8455.
Centro Asistencial Veterinario San Marcos.

Compartir este artículo

Alergias-y-pulgas:-insoportable-picazón

Fuente: La Nación on line

Link relacionado:
http://www.sobremascotas.com/


Disponible en sección: Mascotas
Recomendamos: www.enbuenasmanos.com/seccion/mascotas.asp

Imprimir: Alergias y pulgas: insoportable picazón



Continua buscando en google o en nuestra web


Web www.conciencia-animal.cl



 



AAA

dodo2013-07-25
no informa tanto

jennifer


animales

Copyright © 2003-2008
Todos los derechos reservados